¿En qué consiste la potabilización del agua?

potabilización del agua

La potabilización tiene el objetivo de tratar el agua y darle las características que se requieren para poder ser consumida. Mayor eficiencia en la remoción de los contaminantes, gestionar de mejor forma las instalaciones e incluso reducir el gasto energético son algunos de los logros que se han alcanzado gracias a la optimización tecnológica de las plantas de tratamiento de agua. Estos avances por supuesto han tenido su repercusión directa en el servicio que suministran.

¿Qué es la potabilización del agua?

Es el proceso de naturaleza físico-química y biológica, mediante el cual se eliminan una serie de sustancias y microorganismos que implican riesgo para el consumo o le comunican un aspecto o cualidad organoléptica indeseable y la transforma en un agua apta para consumir. Todo sistema de abastecimiento de aguas que no este provisto de medios de potabilización, no merece el calificativo sanitario de abastecimiento de aguas. En la potabilización del agua se debe recurrir a métodos adecuados a la calidad del agua origen a tratar.

La eliminación de materias en suspensión y en disolución que deterioran las características físico- químicas y organolépticas así como la eliminación de de bacterias y otros microorganismos que pueden alterar gravemente nuestra salud son los objetivos perseguidos y conseguidos en la estaciones de tratamiento a lo largo de todo un proceso que al final logra suministrar un agua transparente y de una calidad sanitaria garantizada.

water liquid leaf clear green clean 1090030
Imagen referencial. Agua Potable.

Etapas de una planta de tratamiento de agua potable

La potabilización varía dependiendo de dónde viene el agua, de la fuente que la irriga. Existen dos tipos fundamentales de fuentes: superficial (agua de un río o un lago, por ejemplo) y aguas con presencia de sales o metales pesados. En el primer caso, el proceso es más simple, y suele consistir en separar ciertos componentes del agua natural, seguido de la precipitación de impurezas, filtración y desinfección con cloro u ozono.

El segundo caso es más complejo y suele darse en regiones con escasez de recursos hídricos. Un caso es la desalinización del agua de mar, que habitualmente emplea técnicas de ósmosis inversa o destilación.

El tratamiento de la potabilización en estas instalaciones sigue seis fases básicas:

  1. Elimina los sólidos de gran tamaño, aplica una pre-desinfección y separa la arena del agua para no dañar las bombas de la planta de agua potable.
  2. Coagulación-floculación. Ya dentro de la planta de tratamiento de agua potable, se incorporan los componentes que potabilizan el agua y se ajusta el PH del agua (el parámetro que mide la alcalinidad o acidez de una disolución).
  3. Decantación. Mediante gravedad, el decantador separa las partículas en suspensión más densas que porta el agua.
  4. Filtración. Capta y separa las partículas menos densas al pasar el agua por un medio o filtro poroso de diferentes tipos: de arena o carbón activado, abierto y por gravedad o cerrado y a presión.
  5. Desinfección del agua. Se consigue mediante un agente desinfectante. El cloro es el más común, aunque también se emplean dióxido de carbono, rayos X u ozono. Este último sistema es más costoso y tiene el inconveniente de que su efecto se evapora en una media hora.
  6. Análisis. Finalizado el proceso en la planta de tratamiento de agua potable, se analiza el agua para comprobar que el proceso ha sido correcto y cumple la legislación de cada país en cuanto a sus características para considerarla potable.
potabilización del agua
imagen referencial. Planta de tratamiento de Agua Potable.

Importancia de tratamiento del agua potable

  1. Proteger la Salud Pública y el Medio Ambiente. Si las aguas residuales van a ser vertidas en un cuerpo receptor natural (mar, ríos, lagos), es necesario realizar un tratamiento para evitar enfermedades causadas por bacterias y virus en las personas que entran en contacto con esas aguas.
  2. Para proteger la fauna y flora presentes en el cuerpo receptor natural (mar, ríos, lagos).
  3. El Re-uso del Agua Tratada: Existen actividades en las que no se requiere utilizar agua potable estrictamente y que se pueden realizar con agua tratada, sin ningún riesgo a la salud, tales como: Riego de Áreas Verdes (glorietas, camellones, jardines, centro recreativos, parques, campos deportivos, fuentes de ornato), Industriales y de servicios (lavado de patios y nave industrial, lavado de flota vehicular, sanitarios, intercambiadores de calor, calderas, cortinas de agua, etc.)
  1. Garantizar que no existirán efectos nocivos a la salud por entrar en contacto con el agua tratada en las actividades antes descritas. Este tipo de objetivos involucran tratamientos de mayor nivel, que generalmente involucran la implementación de las mejores tecnologías.

Es por ello que podemos decir que el tratamiento de aguas es de gran importancia para el cuidado y desarrollo de los diferentes ecosistemas, al mismo tiempo que cuida de la salud del ser humano y del planeta en sí.

agua potable
Imagen referencial. Agua potable.

Después de haber aprendido más del tema coméntanos ¿Tú crees que el tratamiento de aguas es desarrollado correctamente en tu ciudad y está enfocado en el cuidado del planeta?

Autor: Ing. Jose Alberto Guzman Aguirre

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.